Qué es la Muerte de Cuna y cómo proteger a tu bebé

Qué es la Muerte de Cuna y cómo proteger a tu bebé

Si vas a tener un bebé o tu bebé tiene menos de 24 meses, esta Guía de Qué la Muerte de Cuna (SIDS o SMSL, Síndrome Muerte Súbita Bebé) y cómo puedes prevenirlo seguro que te interesa. Una post que te explica todo lo que necesitas saber sobre Sids para que puedas estar tranquila.

La Muerte de Cuna o Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (o SIDS por la abreviatura en anglosajón de Sudden Infant Death Sindrome) es una de las mayores preocupaciones de cualquier padre o madre de un bebé.

Se define como la muerte repentina e inesperada de un niño menor de un año aparentemente sano. También se le conoce como «síndrome de muerte súbita infantil», «muerte en cuna» o «muerte blanca». Generalmente se encuentra muerto al bebé después de haberlo puesto a dormir y sin mostrar signos de haber sufrido.

Qué es el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SIDS en inglés)

La Muerte de Cuna no tiene una explicación médica, y no se conocen las causas, pero se han definido una serie de factores de riesgo que, estadísticamente, se han detectado en la mayoría de casos en los que se produce la Muerte Súbita del Lactante.

Cuándo se define como Muerte de Cuna?

Se considera Muerte de Cuna si, después de una investigación post mórtem, se desconoce la causa de la muerte. En esta investigación se incluye una autopsia, el examen de la situación en que se produjo y las circunstancias, así como la revisión de la historia clínica/médica del bebé y su familia.


Con qué frecuencia se dan casos de Muerte de Cuna?

El 90% de casos de Muerte de Cuna se da entre los 2 y 6 meses de edad. Según los estudios, se producen con más frecuencia en invierno.

La Muerte de Cuna es la causa de 1 muerte de cada 2.000 bebés nacidos en USA; entre 1,5 y 2 muertes por cada 1.000 en la Unión Europea; y entre 0,15 y 0,23 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en España. La Muerte de Cuna es tercera causa de muerte en bebés sanos después del primer mes de vida, sólo por detrás de las muertes en bebés causadas por defectos congénitos o las causadas por gestaciones más cortas de lo normal.

El riesgo de Muerte de Cuna es casi inexistente al nacer, es máximo entre los 2 y 4 meses y disminuye gradualmente hasta llegar a casi ser nulo a los 12 meses.

Estadísticamente, los casos de Muerte de Cuna del bebé se dan en un 61% en niños y un 39% en niñas.

El siguiente gráfico muestra el porcentaje de fallecimientos causados por Muerte de Cuna según la edad del bebé:

Risgo Sindrome Muerte subida bebe por edad


Qué hace que haya más riesgo de la Muerte de Cuna

A pesar de que no existe una explicación médica sobre cuál es la causa de la Muerte de Cuna, se han identificado estadísticamente una serie de factores de riesgo. Esto quiere decir, que tras analizar situaciones en las que se ha considerado un caso de Muerte de Cuna, hay aspectos que han sido identificados de forma habitual, por lo que se consideran Factores de Riesgo.

Una forma habitual de analizar los factores de riesgo del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante es mediante algo llamado el Modelo de Triple Riesgo de SIDS. En este modelo, los factores de riesgo se agrupan en tres áreas:

  • Factores relacionados con el periodo de desarrollo del bebé.
  • Factores relacionados con riesgos congénitos.
  • Factores relacionados con el entorno.

Cuando se producen factores de riesgo en las distintas áreas, es cuando el riesgo de que se produzca un caso de Síndrome de Muerte súbita del bebé es mayor:

 Modelo de Triple Riesgo del Sindrome muerte subita del bebe

Algunos ejemplos de cada uno de los riesgos en cada área son:

  • Factores de riesgo de Muerte de Cuna en el periodo de desarrollo del bebé es por ejemplo la edad del bebé: es máximo entre los 2 y 4 meses de edad.
  • Factores de riesgo de Muerte de Cuna por factores congénitos: como por ejemplo aspectos fuera de lo normal en las áreas del cerebro que influyen en la respiración o ritmo cardiaco.
  • Factores de riesgo de Muerte de Cuna por el entorno: presencia de humo del tabaco, temperatura a la que está la habitación...

 

Estadísticamente, una lista más detallada de los Factores de Riesgo para la Muerte de Cuna son:

  • Nacimiento prematuro: en bebés prematuros, el riesgo de Muerte de Cuna es 50 veces más alto que en un bebé nacido con un embarazo de duración normal.
  • Exposición del bebé al humo del tabaco: Los bebés que mueren por Muerte de Cuna tienden a tener concentraciones de nicotina en los pulmones mayores que los bebés que mueren por otras causas. Los bebés que son fumadores pasivos tienen un alto riesgo de Muerte de Cuna. 
  • Poner al bebé a dormir boca abajo, sobre su estómago.
  • No haber alimentado al bebé con leche materna.
  • Una temperatura excesivamente elevada en la habitación.
  • Un exceso de ropa de cama o vestirlo con un exceso de ropa.
  • Usar un colchón demasiado blando en el que el rostro del bebé puede hundirse.
  • En bebés prematuros, el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del bebé es 50 veces superior.
  • Bajo peso del bebé en el momento de nacer, especialmente en aquellos casos con un peso de menos de 1,5 Kg.
  • Partos múltiples.
  • Embarazos sucesivos con menos de un año de diferencia entre los embarazos.
  • Antecedentes de hermanos que padecieron el síndrome.
  • Madres adolescentes: sin que se haya encontrado la causa para ello, el riesgo de SIDS aumenta en bebés de madres adolescentes.
  • Una alimentación inadecuada de la madre durante el embarazo, sin suficiente nutrición prenatal.
  • Sobrepeso de la madre durante el embarazo o alimentación prenatal deficiente.
  • Consumo de drogas por parte de la madre durante el embarazo.
  • Cuidado prenatal deficiente.

 Cómo prevenir la Muerte de Cuna

A medida que se investiga el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, los especialistas en pediatría hacen una serie de recomendaciones a seguir para reducir el riesgo de SIDS. Es importante tener en cuenta que estas recomendaciones ayudan a reducir el riesgo pero no lo eliminan.

Quieres un monitor que te avisa si tu bebé no respira con normalidad?
Más información de Respisense, el monitor del movimiento que tu bebé hace al respirar que te avisa si hay algo que no es normal.
Información de Respisense

Recomendaciones para prevenir el Síndrome Muerte Súbita:

  • Actualmente, la postura recomendada para dormir de tu bebé es boca arriba. La postura lateral es menos recomendada y debes evitar acostar al bebé boca abajo. Asegúrate de que todos los que pueden estar al cuidado de tu bebé (por ejemplo familiares), sigan también esta recomendación.
  • Tu bebé debe dormir sobre un colchón firme. Evita almohadas, cojines o cubrecamas acolchados.
  • La temperatura ideal de la habitación es entre 18 y 20 grados. Evita temperaturas excesivas.
  • Evita que tu bebé esté expuesto al humo del tabaco.
  • Si es posible, la lactancia materna disminuye el riesgo de Muerte Súbita del Lactante.
  • Para prevenir la Muerte de Cuna, utiliza chupete. Algunos estudios indican que el uso de chupete reduce en un 90% el riesgo de Muerte Súbita. A pesar de que no hay una conclusión definitiva del motivo de esta reducción de riesgo, se ha especulado que la superficie que sobresale del chupete ayuda a evitar que la cara del bebé esté pegada al colchón, lo cual reduce el riesgo de asfixia.

Por último, si quieres evitar despertarte por la noche para comprobar que tu bebé respira con normalidad, te recomendamos que utilices un monitor del ritmo respiratorio de tu bebé. Respisense es líder en monitor portables y te avisará si detecta que tu bebé no está haciendo los movimientos normales de respiración durante 20 segundos. Para más información de Respisense, pulsa aquí.


Contacto

Si estás preocupada por el Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante, te recomendamos que hables con tu obstetra o tu pediatra. Ellos te aconsejarán y te explicarán más en detalle. Si quieres contactar con nosotros, puedes hacerlo en nuestra página de contacto.


Referencias:

Publicación más antigua

0 comentarios

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados